¿Por qué las administraciones públicas deberían tener presencia en las redes sociales?

Se habla mucho de la presencia, opcional, de la empresas en el universo social media pero muy poco de la obligación, casi por ley, que deberían tener todas las administraciones públicas.

Qué razones hacen, a mi juicio, inexcusable esta presencia:

  • Si la finalidad es ofrecer un servicio público, se ha de estar donde esté tu público.
  • Un público que, en el caso de una administración, es también accionista. Qué menos que rendirle cuentas, a diario, y hacerle partícipe de la evolución de la organización y de sus recursos.
  • Permite llegar a sectores de la población habitualmente alejados de los manejos de la administración y de sus servicios: los jóvenes, por ejemplo.
  • Favorece la transparencia y promueve la participación.
  • Permite ejercer cierta labor pedagógica sobre las medidas que se adoptan, incluso –no sé yo si será muy avanzado- consensuar y mejorar los servicios que se prestan gracias a las contribuciones de los ciudadanos.
  • Se genera un mayor nivel de confianza en la labor pública.
  • Y se mejora la imagen de la institución y de los políticos que la gestionan.

Entonces, si todo parecen ventajas, por qué no se hace:

  • Porque hay que romper con estructuras y actitudes de siglos pasados.
  • Porque la opacidad sigue ofreciendo cierta sensación de, falsa, seguridad.
  • Porque se carece de una auténtica vocación de servicio público y no se piensa en el ciudadano como único destinatario de nuestra labor.

A menudo, el perfil de los responsables políticos que deberían impulsar este modelo, esta actitud… se ve representado en conductas como las que presenta, en un tono eminentemente humorístico, este vídeo:

Y mientras en otros entornos, como el británico, se empuja a las autoridades y administraciones locales a abrirse a sus ciudadanos, acercar sus servicios y ser más transparentes, aquí seguimos debatiendo una ley de transparencia que nace con más agujeros que un queso de gruyer.

¿Por qué? Porque responde a las necesidades de quien debe cumplirla y no de quienes exigen su cumplimiento.

Enlaces relacionados:

Sin comentarios | Leído 133 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *