El impacto de lo improbable para la comunicación y cómo la contamos | Luis Miguel Díaz-Meco Orizo

El impacto de lo improbable para la comunicación y cómo la contamos

Es difícil hacer predicciones, en especial sobre el futuro

El futuro no es lo que solía ser

Yogi Berra, entrenador de béisbol

El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable, de Nassim Nicholas Taleb, es un libro que te sacude desde el principio, que te zarandea y pone en duda algunas de esas convicciones que se han instalado en nuestros cerebros a fuerza de verlas repetidas una y otra vez.

Aunque solo fuera por eso, ya merecería enormemente la pena su lectura. Pero, además, está bien escrito, y Taleb exhibe una personalidad y una crítica perenne, caústica, que tanto gusta al autor de este blog.

En cualquier caso, no deja indiferente. Aquí, algunas de las lecciones que he extraído de su lectura:

Cómo hacerse realmente rico
  • Quien calculara cómo comprar a una persona al precio que realmente vale y la vendiera al que esta misma persona cree que vale.
Éxito y fracaso
  • Las personas atribuyen sus éxitos a sus destrezas y los fracasos, a sucesos externos que no controlamos (nos sentimos responsables de lo bueno, pero no de lo malo).
Humildad
  • Lo que no sabemos es más importante que lo que sabemos.
  • Actuamos como si fuéramos capaces de predecir los hechos o, peor aún, como su pudiésemos cambiar el curso de la historia. Hacemos proyecciones a 30 años del déficit de la seguridad social y de los precios del petróleo, sin darnos cuenta de que ni si quiera podemos prever unos y otros para el verano que viene.
  • Determinados profesionales aunque crean que son expertos, no lo son. No saben sobre la materia de su oficio más que la población en general, pero saben contarlo mejor (…). También es más probable que lleven corbata.
  • Las pruebas demuestran que pensamos mucho menos de lo que creemos (de hecho, pensar requiere tiempo y un gran desperdicio de energía).
Storytelling
  • Las metáforas y las historias tienen muchísima más fuerza que las ideas; también son más fáciles de recordar y más divertidas de leer. Las ideas van y vienen; las historias permanecen.
Incertidumbre
  • El mundo en el que vivimos es menos comprensible, menos explicable y menos predecible de lo que en realidad pensamos.
  • Si proyectamos desde el pasado, los mismos datos pueden confirmar una teoría y la opuesta. Si sobrevivimos hasta mañana podría significar: a) somos más proclives a ser inmortales, b) estamos más cerca de la muerte.
Éxito y suerte
  • Lo que generalmente llamamos talento es fruto del éxito, y no al contrario.
  • Todo es transitorio. La suerte hizo y deshizo Cartago; hizo y deshizo Roma.
  • Lo que determina el sino de una teoría en la ciencia social es el contagio (hoy la viralidad), no su validez.
Expertos, predicciones y ridículos
  • Pero con toda mi experiencia, nunca me he encontrado con un accidente [...] de ningún tipo que sea digno de mención. En todos mis años en el mar, solo he visto un barco en situación difícil. Nunca vi ningún naufragio, nunca he naufragado ni jamás me he encontrado en una situación que amenazara con acabar en algún tiempo de desastre.

E. J. Smith, capitán del Titanic, cinco años antes del naufragio más famoso de la historia.

Trampas del cerebro y de nuestra pereza (intelectual)
  • Muchas personas confunden la afirmación “casi todos los terroristas son musulmanes” con la de “casi todos los musulmanes son terroristas”. Supongamos que la primera afirmación sea cierta, es decir, que el 99 % de los terroristas sean musulmanes. Esto significaría que alrededor del 0,001 % de los musulmanes son terroristas, ya que hay más de 1.000 millones de musulmanes y solo 10.000 terroristas, uno por cada 100.000. Así que el error lógico nos hace sobreestimar (inconscientemente) en cerca de 50.000 veces la probabilidad de que un musulmán escogido al azar sea un terrorista.
  • Una causa puede explicar un suceso y su diametralmente opuesto. Después de la derrota de un candidato en las urnas, se nos dirá la “causa” del descontento de los votantes. Sirve cualquier causa concebible. [Qué decir de las oscilaciones de los mercados financieros, a posteriori, todo tiene explicación, sencilla y plausible].

Si te ha gustado, mañana publicaré la segunda parte de la entrega.

——————————

Enlaces relacionados:

Sin comentarios | Leído 39 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*