Cómo mejorar la comunicación, una reflexión y cinco citas

Lo importante de los valores no es publicarlos, sino implantarlos. Pilar Jericó, directora general de Be-Up

No puedes comunicar bien lo que estás haciendo mal. Primero hay que hacer las cosas bien y luego contarlas, no al revés. Luis Abril, consejero de Telefónica Europe

Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro. Albert Camus

A raíz del comentario suscitado en Linkedin por un artículo publicado recientemente en este blog, Sonia Romero planteaba el eterno dilema entre hacer y comunicar y cómo la comunicación parece ser la eterna damnificada, aunque sea únicamente en su reputación, de la carencia de estrategia por parte de empresas e instituciones.

Y el error no solo es ajeno. Los profesionales de la comunicación también tenemos nuestro porcentaje de culpa en la vinculación automática entre buena comunicación y buena gestión.

El proceso es el inverso, se puede comunicar bien (también mal) lo que se gestiona bien; si la gestión no existe o es deficiente, la comunicación no tiene mucho margen. ¿Por qué?

Básicamente porque la comunicación lleva implícita una serie de valores: ética, transparencia, coherencia… a través de los cuales, pero solo gracias a ellos, se pueden generar otros: credibilidad, imagen, reputación…

Por eso cuando asistamos a espectáculos tan bochornosos como este.

No culpemos a la comunicación sino a lo que debería sustentarla y no lo hace.

Dicho de otro modo:

Si quieres credibilidad, sé creíble. Y luego, invierte en comunicación, que diría el autor de este blog.

Porque comunicar siempre tiene efectos secundarios. Manuel Campo Vidal

Artículos relacionados:

Sin comentarios | Leído 133 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *